Prevención en la salud.



Como bien dice una sabia frase "Mejor prevenir que curar".

Hay algunas enfermedades que no podemos prevenir como por ejemplo, la aparición de tumores, pero hay muchas que sí pueden prevenirse si tenemos una serie de cuidados.

Esta serie de cuidados deberán ser pautas a seguir el resto de la vida de nuestro loro para que pueda gozar de una buena salud, pudiendo así disfrutarla dentro de las propias limitaciones de ser un ave cautiva.

-Prevenciones:

Agua limpia.

Ofrecerle todos los días a nuestro loro un recipiente de agua limpia o cambiársela cada vez que se ensucie.

Una buena y variada alimentación.

Alimentación de calidad, debemos procurar no darle a nuestro loro alimento pasado (mal olor) o con mal aspecto.

Ofrecerle frutas bien lavadas (de 3 a 5 tipos de frutas diferentes ) todos los días, variando los tipos de estas cada día y procurando que no coincidan con frecuencia las combinaciones de las mismas.

Ofrecerle verduras bien lavadas con frecuencia, y como la fruta, procurando que las combinaciones de estas no coincidan todos los días o con frecuencia.

Ofrecerle pienso extrusionado no es algo indispensable pero que colabora a que nuestro loro tenga una dieta equilibrada y variada. Lleva aportes beneficiosos para nuestros loros.

Ofrecerle semillas controlando la cantidad de pipas y cacahuetes en esta,pues en grandes cantidades y a la larga, puede causar daños al hígado, debemos darle prioridad a las frutas y verduras.

Ofrecerle de vez en cuando otros alimentos como arroz hervido, pasta, huevo duro, yogurt...para complementar su dieta.

Nunca ofrecerle alimentos prohibidos

Limpieza

Para prevención de hongos o aparición de parásitos, debemos procurar mantener la jaula de nuestro loro limpia y de vez en cuando, rociar las esquinas con algún spray insecticida especial para aves.

Ejercicio

Que disponga de una jaula amplia en la cual poder moverse sin problemas.

Darle a nuestro loro la oportunidad de salir todos los días a volar un rato en caso de mantener el vuelo completo.

En caso de que esté recortado no olvidar hacerle aletear (con el loro pinzado, mover suavemente la mano donde esté posado de arriba abajo, provocando su aleteo) para que ejercite la musculatura de sus alas.

Que camine por el suelo mientras le vigilamos para que ejercite las patas.

Trato con nuestro loro:

Sacar a nuestro loro de la jaula todos los días, hablarle y darle cariño.
Esto es especialmente importante en caso de estar solo en una jaula y no disponer de pareja, pues esto puede desembocar problemas de comportamiento que si no se tratan, pueden desembocar en problemas de salud.

Entretenimiento.

Que nuestro loro tenga sus horas de recreo y juguetes en la jaula que varíen con frecuencia para no dar lugar a que se aburra de ellos.

Es importante que sepa estar entretenido solo y que no tenga dependencia a las personas.

Un loro sin entretenimientos puede dar lugar a comportamientos poco deseables para entretenerse que pueden desembocar en problemas de salud si no se tratan.

Educación:

Enseñarle a nuestro loro a subir a la mano para que se haga fácil su manejo y a tolerar la presencia de otras personas para que no desarrolle problemas de comportamiento que puedan desembocar en problemas de salud.

Buen ambiente.

Que el loro se encuentre situado en un lugar tranquilo y agradable donde no haya mucha acumulación de gente, pero que tampoco esté siempre solo.

Que entre luz solar en la habitación donde se encuentre y evitando la humedad.

Baño.

Ofrecerle la oportunidad de bañarse frecuentemente bajo un grifo, en algún recipiente adecuado o rociarle agua con un vaporizador.

Cuidar el trato de nuestro loro con otras aves.

Cuando adquirimos una nueva ave, evitar el contacto directo hasta asegurarnos de que esté sana, para esto se hacen las cuarentenas

En caso de visitas de personas que traen con ellos a sus loros, asegurarse de que estos tienen realizadas las analíticas de enfermedades infecciosas para prevenir enfermedades de contagio.

Ser observadores:

Vigilar el comportamiento de nuestro loro, asegurarnos de que esté activo, coma bien, cuando esté despierto permanezca con las plumas pegadas al cuerpo, con los ojos bien abiertos y limpios, que se acicale con regularidad, que sus plumas tengan un aspecto ordenado y brillante...
En caso de cualquier comportamiento o actitud fuera de lo común alertarse y acudir a un veterinario especialista en aves exóticas.

Visita cada cierto tiempo al veterinario.

Programar una revisión cada cierto tiempo para que nuestro veterinario especialista en aves exóticas examine a nuestro loro y evalúe su estado realizándole las pruebas convenientes.

Cuidado en los peligros que se pueda presentar en el hogar.

Vigilar a nuestro loro cuando esté fuera de su jaula evitando que pueda alcanzar instrumentos peligrosos o esté en lugares con posibles peligros.

Para ver estos peligros ver el apartado de peligros en el hogar.