¡Novedad!

La importancia de las cuarentenas y las analíticas.



La Cuarentena:



Cuando un nuevo inquilino llega a una casa donde ya hay más loros u otra u otras aves, como medio de prevención de posibles enfermedades contagiosas, se hace la cuarentena.

La cuarentena consiste en aislar al nuevo inquilino del resto que poseamos durante un periodo de tiempo que ha de rondar entre los 40 días.

Este aislamiento tiene que darse en una habitación a parte, donde el ave, de manera temporal, permanecerá sin la compañía ni el contacto de otra u otras aves, sin ninguna excepción, pues si no cumpliéramos y el nuevo inquilino tuviera alguna enfermedad y ha mantenido contacto con otra u otras aves, todas corren e riesgo de estar infectadas.

Cuando tengamos contacto con el nuevo inquilino y vayamos a estar con nuestras otras aves:

-Debemos lavarnos las manos.

-Cambiarnos la vestimenta en caso de que el ave haya rozado o se haya posado en ella y exista la posibilidad de que nuestra otra u otras aves aves también lo hagan.

En el tiempo que esté el nuevo inquilino aislado de los demás, nuestra principal misión es observarlo.

Si las cosas aparentemente van bien, el ave tiene que:

-Moverse, estar activo.

-Tener apetito, ( comer con regularidad)

-Acicalarse en sus ratos tranquilos.

-Tener las plumas pegadas y ordenadas.

-Heces normales y con forma.

-Beber agua de vez en cuando.

-Estirarse.

Pero si alguno o varios de estos síntomas no se hacen presentes, es motivo de alarma:

Sintomas de enfermedad (Pincha y leelos)

La aparición de algún síntoma de este tipo requiere que contactemos con un veterinario especialista en aves exóticas , comentarle el caso de nuestra ave y si éste lo ve necesario acudir a él para determinar lo que pueda suceder.

Algunos casos de aves en los que se pueda apreciar algún síntoma de los nombrados (embolamiento, falta de apetito...) pueden ser causados por el estrés experimentado en el cambio de hogar, viaje... esto lo podrá determinar el veterinario tras un detenido examen y realización de analíticas.

Las Analíticas:



Las analíticas son importantes de realizar para determinar si nuestro loro padece o porta alguna enfermedad.
Las analíticas más frecuentes de realizar son las siguientes enfermedades contagiosas:

PBFD ( Enfermedad del pico y las plumas)

Clamydia ( Psittacosis)


Pero lo más aconsejable es que sea nuestro veterinario de confianza quien nos recomiende que analíticas hacerle , observando a nuestra ave, para que determine que analíticas son las más apropiadas, pues existen otras altamente infecciosas y mortales como :

PDD (Síndrome de dilatación Proventricular)

Herpesvirus ( Enfermedad de Pacheco)

Paramixovirus ( Enfermedad de Newcastle)



Hay algunos loros que vienen con analíticas de enfermedades infecciosas realizadas, no obstante lo más seguro es realizarlas nosotros una vez que tengamos al animal en cuarentena.

El criador nos ofrece las analíticas para asegurarnos un buen estado de salud del loro, y asegurarse a sí mismo que sus ejemplares están sanos y no tiene que alarmarse de ningún tipo de contagio con sus ejemplares, pero nada mejor que asegurarnos nosotros mismos, aunque el criador sea de total confianza.

¿Por qué?

Realmente no se sabe 100% si el loro, tras tener echas las analíticas ha tenido contacto con otras aves o restos de estas (heces, secreciones...) que puedan estar infectadas y también, por ejemplo, aunque el criador se asegure de que está sano, si nos envían el loro por una empresa de transportes, puede ir en un mismo vehículo acompañado por otros animales que quizás puedan tener alguna enfermedad contagiosa.

Si tras realizarle las analíticas, dando negativo y tras un tiempo aislado observamos un comportamiento normal en nuestra ave, ya pueden estar en contacto y en una misma habitación.