La Consulta al Veterinario


El veterinario que ha de ver nuestro loro tiene que ser especializado en exóticos, especialmente en aves, para poder atender y diagnosticar correctamente a nuestro loro.

Cuando adquirimos un loro es bueno asegurarse antes de poder recurrir a un buen veterinario y debemos asegurarnos de:

1 Que se trate de un veterinario de confianza y nos atienda correctamente.

2 Que cumpla con unas condiciones higiénicas.

3 Consulta limpia y bien desinfectada tras explorar a cada paciente.

4 Utensilios limpios y desinfectados.

5 Utilizar papel deshechable para manipular a los loros. ( si utiliza toallas , trapos... estas pueden almacenar restos de polvillo de plumas o secreciones de loros enfermos y contagiar a los próximos pacientes manipulados por la misma toalla o trapo )

6 Que el veterinario se lave las manos al terminar de manipular al paciente o en caso de utilizar guantes que los desheche.

7 No fumar en la consulta.

8 Que nosotros podamos asistir en la exploración de nuestro loro.

9 Que no almacene muchos loros el "lista de espera" en una misma habitación donde puedan contagiarse entre ellos.


Su primera visita:

Lo primero que hará el veterinario será examinar físicamente a nuestro loro, mirándole la cloaca, el pico, narinas...también valorará el estado de las plumas y lo pesará, preguntará por su alimentación , su ánimo y evaluará a primera vista las heces.

En la primera visita de nuestro loro al veterinario es recomendable que este efectúe una extracción de sangre para analizar si tiene alguna enfermedad infecciosa, pues aunque no aparente estar enfermo siempre pueden ser portadores, es decir, no manifestar síntomas pero puede transmitir la enfermedad a otros ejemplares.

Las analíticas de enfermedades infecciosas más recomendables de hacer son las del PBFD ( Enfermedad del pico y las plumas )y Clamydia ( Psittacosis ) ,aunque nuestro veterinario tiene que evaluar cuales son las más convenientes a realizar una vez que ha explorado a nuestro loro.

También es apropiado realizarle un coprológico (estudio de las heces ) para descartar que nuestro loro tenga alguna alteración intestinal, parásitos... y si el veterinario ve que sea conveniente un analizado del contenido del buche para descartar alteraciones, hongos...

Según vea también conveniente el veterinario, se puede realizar un hemograma, con una muestra de sangre mediante su extracción, para poder ver en que estado se encuentran los órganos internos.

También pueden hacerle otras pruebas como endoscopias, chequeos, ecografías...

Si lo deseamos, puede limarle las uñas.

Hay muchos veterinarios que las cortan, no obstante esto puede provocar una pequeña hemorragia si corta un poco más de lo normal y puede quedarse la pata resentida durante uno o varios días, por eso lo mejor es que se las limen, evitando hemorragias y dando una forma redondeada a la uña evitando que se clave.
También puede limar el pico en caso de verlo conveniente.

Consulta rutinaria:

Si nuestro loro ya dispone de sus analíticas de enfermedades infecciosas realizadas ( a no ser que haya mantenido contacto con otros loros o aves no es necesario repetir las analíticas de enfermedades infecciosas ) y lo llevamos por simple revisión, el veterinario nos preguntará sobre la alimentación de nuestro loro y su ánimo.

El veterinario realizará un examen físico del animal, lo pesará, analizará sus heces , realizará un hemograma y si lo ve apropiado analizará el contenido del buche y le realizará alguna prueba.

Consulta Urgente:

Si notamos a nuestro loro apagado, sus heces son sospechosas, está embolado o no mantiene el equilibrio en el palo... si notamos cualquier comportamiento fuera de lo común tenemos que recurrir urgentemente al veterinario.

Tenemos que comentarle los síntomas, el veterinario estudiará físicamente al loro, determinará que analíticas realizar y evaluará el estado del loro. Según vea conveniente le realizará determinadas pruebas.

Dependiendo de cómo se encuentre nuestro loro puede que se quede ingresado unos días o lo que el veterinario vea necesario hasta su recuperación.